Noticias

 

Hace un año, el Polo de Competitividad de la Mancomunidad de Durangaldea ponía en marcha a través de IK4-Azterlan, el primer Curso de Estampación en Durangaldea, tras elaborar un diagnóstico de las necesidades a nivel empresarial de la comarca. Dicho análisis se llevo a cabo teniendo en cuenta que la estampación es una de las actividades industriales más relevantes de la comarca y tras un exhaustivo contraste preliminar con un número de empresas del sector. Gracias a esa iniciativa se detecta una clara necesidad formativa en las empresas. Los técnicos que se incorporan al sector cuentan con conocimientos con un bajo nivel, lo cual obliga a las empresas a hacer esfuerzos de formación. Este curso que culmina hoy con la entrega de los diplomas a los alumnos, refleja la necesidad de formación al tiempo que las empresas participantes han respondido muy positivamente. De hecho un 60% de los alumnos han conseguido un empleo gracias a este curso, poder entrar en el mercado laboral.

Concretamente de los doce, cinco están ya con un contrato laboral, otros dos en prácticas pero con un compromiso de contrato y un octavo de momento en periodo de prácticas. Todo ello gracias a que Lanbide-Servicio Vasco de Empleo, ha resuelto financiar este Curso de acuerdo con el Decreto 327/2003, exigiendo como contraprestación el compromiso de contratación, por parte de las empresas, del 60 por ciento del alumnado.

“Estamos contentos por el acierto que ha supuesto esta iniciativa surgida del Polo de Competitividad y ejecutada por IK4-Azterlan. Nos alegra ver como personas ingenieras desempleadas, consiguen entrar en el mercado laboral”, señala el presidente de la Mancomunidad, Oskar Zarrabeitia. “Se trata de replicar modelos formativos de éxito, de forma que el “curso de especialización” responda satisfactoriamente a las necesidades reales del conjunto del Sector de Estampación”, señalan los responsables del curso.

Un número importante de empresas han estado implicadas en el propio diseño de los contenidos de este curso apoyando a su vez la fase formativa, en el desarrollo de los proyectos y en las prácticas de las empresas y en la posterior contratación. Tras esta exitosa experiencia se quiere poner en común con el sector y poner al servicio de sus empresas, esta herramienta formativa con empresas de cualificación de primer nivel.

Los integrantes del Polo de Competitividad: AED-DEE, IK4-Azterlan y la Mancomunidad, agradecen la implicación de las empresas participantes. Consideran una gran apuesta para Durangaldea y esperan seguir contando con la inestimable colaboración de Lanbide para poder proseguir con este tipo de iniciativas formativas.